Wednesday, May 30, 2007

Proyecto Alcatraz - "La peor cárcel del mundo es la de nuestras mentes"

Hoy es un día precioso en Madrid, con la combinación perfecta entre solecito que da calor y un aire fresco que permite disfrutarlo. Estoy en casa a punto de sentarme con el plan financiero de mi proyecto de venture lab, pero me acordé que no había escrito acerca de la conferencia a la que fui ayer, por lo que decidí posponer las finanzas por 15 minutos más [Entre una cosa y otra fue media hora al final!].

Ayer estuvieron en el IE Alberto y Henrique Vollmer, ambos venezolanos y al frente de una empresa familiar de ron que se llama Santa Teresa. El tema de la charla era comentar el Proyecto Alcatraz, pero empezaron contando cómo decidieron, hace algunos años, hacerse cargo de esta empresa e intentar salvarla. [Fotos aquí.]

[Me hizo acordar a la empresa de mi abuelo y lo que en teoría está intentando hacer mi hermano. Me hizo cuestionar si no podría intentar yo colaborar en algo, y si no debería haber elegido el electivo de family venturing. Pero ese es otro cantar, porque cada familia es un universo con sus constelaciones.]

Según recuerdo (estaba absorta en el relato y puede haber errores), alrededor del 2000 tuvo lugar una "invasión" en sus terrenos. Es decir, unas 500 familias se aposentaron sobre su propiedad. Lo que ellos no querían era un rancherío, por lo que comenzó un proceso de negociación el jefe de este grupo, quien ahora es su colega. Lograron llegar a un acuerdo por el que ellos aportaban las tierras y el proyecto arquitectónico, mientras que el gobierno el dinero para los materiales, y la gente misma aportaría la mano de obra.

Ahora es una urbanización bien cuidada, en la que tienen su hogar unas 100 familias. Lograron su objetivo: que ellos les habían invadido la propiedad, pero los Vollmer les habían "invadido la mente". Esa fue la primer acción de acercamiento a su comunidad que tuvieron, no iniciada por ellos, naturalmente.

Nos describieron, con ayuda de la ilustración de una foto aérea, cómo en Venezuela hay un nosotros muy marcado (la empresa) frente a un ellos (gente en los barrios pobres) dividido por una delgada línea roja (terrenos baldío/solares con césped verde). Se preguntaban entonces quién debía cruzar primero la delgada línea roja y decidieron ser ellos los que se involucraran con la comunidad.

Es así como convirtieron una casa de su propiedad en el mismo barrio, en un taller de construcción popular, intentando comenzar la tranformación por la cara del asunto, las fachadas y las casas del barrio. El taller sigue en funcionamiento, y permite que las personas se relacionen en el corazón del barrio, a la vez que permite que les surjan nuevas ideas para cuidar de sus casas, jardines, y mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

En otro momento, les robaron. Como lograron identificar a los delincuentes, analizaron dos opciones: entregarlos a la policía o dejarlos ir. De cualquier manera el resultado no era positivo, por lo que se tomaron más tiempo y decidieron utilizar este hecho transformándolo en una oportunidad, un acercamiento.

Negociaron con ellos. Se preguntaban si era posible llegar a un acuerdo con terroristas, pero lo hicieron. Aceptaron trabajar para ellos tres meses gratuitamente para subsanar el robo. Así nace el Proyecto Alcatraz. Al poco tiempo se dieron cuenta de que podía ser una oportunidad para trabajar de modo permanente en Santa Teresa, por lo que lo hablaron. Al poco tiempo fueron llegando el resto de los integrantes de la banda (unas 22 personas!), quienes también querían un trabajo digno. Con dudas y temores, por supuesto, ya que su anonimato es su mayor herramienta para infundir el miedo. Estaban dando la cara.

El siguiente desafío fue reclutar a la banda contraria. Lanzan un reto. Al mes entran al proyecto. De a poco van recibiendo peticiones de las otras 6 bandas! Algo que Alberto destacó es que "mientras más signos de poder exterior exhiba la persona, más fácil es llegar a ese individuo".

El programa tiene tres fases: 1) Tres meses de trabajo intensivo que comienzan con unas preguntas; 2) Comienzan a recibir remuneración por su trabajo, 3) Logran un trabajo estable, ya sea en Santa Teresa u otras empresas.

Encontraron la manera en que "estos personajes" convirtieran esa energía negativa en positiva. También les enseñaron a jugar rugby y las dos bandas enemigas iniciales ahora juegan para el mismo equipo. [Aquí abro nota personal para comentar que a mi entender no es casual que el deporte elegido sea rugby, porque en definitiva es un deporte tan de equipo a veces se parecen a las bandas. Les enseñan unas reglas nuevas, de un deporte que no conocen, pero lo que tal vez sí conocen y les atrae sean las meta-reglas...]

Algunas citas:



  • El índice delictivo cayó un 95% desde que reclutamos a las bandas;

  • Somos reos (presos) de nuestros propios paradigmas;

  • Hay que: 1. Comprender la causa; 2. Descubrir los intereses legítimos; 3. Ofrecer el perdón;

  • Son muy buenos trabajores en el ámbito de la seguridad por ejemplo, porque antes robaban;

  • Cada alcatraz nos cuesta unos 2000 USD al año, estamos buscando financiación, tal vez el BID pueda financiar para que tengamos un equipo profesional estable;

  • Control de los temores;

  • La influencia se logra en la médula;

  • El cambio es realmente posible. Quienes antes eran enemigos, ahora son compañeros de estudio, trabajo y deporte.

  • Los ayudamos a pedir perdón a las víctimas. El victimario sale tranformado. Es ahí, mirándose a los ojos, cuando realmente sienten la responsabilidad de lo que hicieron. Siente que tiene una deuda con la sociedad.

En palabras de un Alcatraz: "Nos enfrentamos en la cancha, encausamos esa energía negativa y la convertimos en positiva. Aprendimos a expresar ahí y no fuera en la calle".


Lo mejor de todo fue realmente ver cómo se aplica la responsabilidad social corporativa, pero no como un concepto lejano y de pura imagen, sino como algo intrínseco a la realidad de la empresa. Los Vollmer lo describieron como una necesidad que tenían de involucrarse con su comunidad e invirtieron tiempo y dinero en llevarlo a cabo.


La conferencia estuvo realmente muy buena. Creo que todos salimos renovados. Para terminar, vino un cocktail en el que probamos el rum Santa Teresa. Qué puedo decir... Una exquisitez!!! Pero era imposible ponerse a estudiar luego...


[Para leer el blog de la Oficina del Alumno del Ie sobre este evento, pincha/haz click aquí...]

2 comments:

nico said...

en primer lugar gracias por tu comentario, me hace mucha ilusion que la gente me lea, y tener comentarios implica un feed back que a mi se me hace necesario. A veces tengo la sensacion de que escribo solo para mi.

Y en segundo lugar, el post de hoy es muy interesante, un caso concreto de como las empresas se pueden implicar en el campo social de forma real. Aunque lamentablemente lo veo dificil de llevar a cabo de forma masiva... no son buenos tiempos para la lirica...

besos kosovares

nicoinkosovo

hipersomne said...

i don´t care who you are.
get back to your european way of life-lies...