Tuesday, July 10, 2007

Vuelta al metro

Me había olvidado lo que era andar en metro. Una vez que empecé a estudiar nuevamente, elegí un piso que queda a 20 minutos caminando del IE, por lo que iba andando o en bus, que me hacía ganar 10 minutos si no había tráfico, porque si sí lo había, llegaba antes caminando.

Pero ahora estoy terminando de estudiar, entregué mi último trabajo el jueves sobre Balanced Scorecard y sólo me queda mañana la presentación final sobre el plan de empresa del HubMadrid. Entonces, encontré un trabajo de verano y empecé a trabajar el martes pasado, volviendo a incorporarme en la red de metro. Lo bueno es que en Madrid la red ha crecido muchísimo los últimos tiempos, especialmente para las elecciones.

Lo malo es que para llegar a trabajar tardo entre 40 y 50 minutos, lo que un taxi haría en 15 o 20, por 7 euros. Las razones son simples, muchos trasbordos, dos para ser más precisa. Y en hora punta. Por lo que además de uno tener que meterse en las entrañas de la tierra por escaleras mecánicas interminables y calurosas, también tiene que arremeter contra la marea humana para lograr llegar al lugar que una se propone en lugar de quedar esparcida por ahí donde te lleven. Lo que implica no poder relajarse y viajar mientras se dormita plácidamente. No way.

Me había olvidado de todo esto. Como también me había olvidado del olor penetrante del metro, diferente al de Barcelona. Madrid es una ciudad de clima seco, pero en el metro, hay olor a humedad. PUaj!!!!

3 comments:

nico said...

aya!!!

Me encantan los metros, las prisas, los trasbordos... me acelera el ritmo cardiaco, me da vitalidad...

Se que suena raro, pero me llena de energia... las carreras en el metro, las escaleras mecanicas infinitas...

Esas cosas no las tiene Kosovo, pero tiene otras :P

besos kosovares

nicoinKosovo

PS: http://nicoinlondon.blogspot.com/2005/12/londinium-tube.html

Lelaina Pierce said...

Juaaaaaaaaaaaaa! Impresionante tu post del tube de Londinium. La verdad es que sí, por un lado es fascinante, super interesante, pero por otro, grrrrrrrr... Sobre todo los días de calor y con prisas. Cuando uno va tranquilo por la vida, lo disfruto. Cumplo la regla de maquillarme en el metro o en el bus. Hay quienes dicen que no es de señorita maquillarse al frente de otra gente, pero a mí me da igual, como siempre ando corriendo, nunca tengo tiempo de hacerlo de otro modo. Por eso en realidad casi no me maquillloooooo! Gracias de nuevo por las risas y sonrisas al leer. Ah, para terminar, http://lelainapierce.blogspot.com/2007/05/me-contaron.html, que nada que ver, pero igual, sip.

nico said...

XDDDDDD

Muy divertido... La verdad es que es todo un universo paralelo...

Y lo de las chicas maquillandose a mi al principio de llegar a Londinium me llamaba mucho la atencion, pero con el tiempo, entendi que el metro es parte de la vida cotidiana, y es un lugar comun para todos...

Cuantas siestas me he hechado volviendo a casa en la Central Line jejejje

Besos kosovares

NicoinKosovo